Ozono en Centros Hospitalarios

Ozono en la higiene y salud

A los centros hospitalarios ingresan innumerables pacientes con distintas patologías. En muchos casos son portadores de gérmenes patógenos que resisten una amplia gama de antibióticos; por lo tanto, nos encontramos con un conglomerado de personas infectadas y una gran variedad de indeseables resistentes, que transmiten enfermedades acumulativas a las ya existentes. Esto es conocido como infecciones intrahospitalarias.

Por otro lado, las autoridades de los centros hospitalarios tratan de paliar este axioma desinfectando por medios químicos los recintos generales del establecimiento. Desgraciadamente, por estos medios el aire no mejora su aptitud, no es “respirable”, siendo esta la primera causa de infecciones intrahospitalarias.

Para la desinfección y/o esterilización, contamos con un gas, que produce el efecto deseado, (potabilización del aire) aumentando la sensación de limpieza que debe imperar en los centros asistenciales.

El Ozono desinfecta eliminando los indeseables que habitan en el aire (hongos, bacterias, virus) en forma rápida y eficaz y elimina los olores fétidos o pútridos, en forma natural, dejando como residual oxigeno.

En pequeñas concentraciones, es utilizado para desinfección de recintos en general, como salas de internación, baños, cocinas, etc.

En altas concentraciones es un potente esterilizador de quirófanos, morgues, ropas, utensilios, material médico, colchones y almohadas infectadas y elementos de cirugía que no pueden ser esterilizados por métodos comunes.

Ventajas del uso de ozono

  • No requiere personal extra para la limpieza
  • No interrumpe ni retrasa el trabajo cotidiano de limpieza
  • Sin el uso de productos químicos
  •  El ozono destruye los elementos inorgánicos, como: nicotinas, alquitranes, amoniacos, etc.
  • Tremendamente eficaz con los problemas y olores derivados de la humedad
  • Sin residuos de olores, no camufla los olores, los destruye
  • Costo insignificante por aplicación
  • Tiempo reducido sin necesidad de presencia humana
  • Gran poder oxidante es el mejor bactericida, viricida y germicida
  • Produce oxigenación e higiene completa en la habitación

Salas con afluencia de público
El Ozono cumple un doble papel benefactor, aparte del elevado poder desinfectante, como ya hemos mencionado, está su gran efecto desodorizante. Al mismo tiempo que destruye por oxidación las bacterias, descompone las sustancias orgánicas, productoras de los olores molestos que en estos lugares se originan.

Comencemos por ese olor a medicamento y desinfectante que es característico en todo centro sanitario, que incluso puede sugestionar al paciente y ayudar a que no olvide que es un inigualable desinfectante, elimina ese característico olor a medicina.

En las salas de espera, la acumulacion de personas da origen a que el ambiente esté cargado y, además, allí se mezclan enfermos con personas sanas, el peligro de contagio es inminente. Aquí el OZONO, por lo anteriormente dicho, encuentra un perfecto lugar para su benéfica acción. No olvidando al mismo tiempo que sus moléculas son iones negativos, evitando posibles estados nerviosos a que da lugar la simple espera.