Ozono aplicado sobre el agua de consumo animal

El ozono es el agente desinfectante “Biocida” más natural, ecológico y eficaz que podemos encontrar dentro de todas las posibilidades que se ofrecen en el mercado. Este compuesto se encuentra en estado gaseoso lo cual le hace muy versátil, pudiéndose aplicar de diferentes formas, en diferentes procesos y con diferentes finalidades. Su composición esta formada por tres átomos de oxigeno y se puede producir de varias formas.

La aplicación del ozono llevado a el consumo de agua animal es cuestión de ecología y naturalidad. Este tratamiento ha llegado al mercado ganadero para desbancar a los productos químicos dañinos y tóxicos, que realizan muy bien su labor pero generan unos síntomas post tratamiento perjudiciales para el propio consumo del animal, para el medio ambiente y para el ganadero.

Los generadores de ozono sustituyen totalmente el uso de garrafas, de consumibles o plásticos desechables, sustituye el riesgo/peligro tóxico del manejo de los productos químicos corrosivos, elimina la necesidad de dosificación e intercambio de garrafas o líquidos aplicándose automáticamente y tendiendo únicamente como materia prima el oxigeno ambiental, el cual se filtra y se seca para generar el ozono a través de descargas eléctricas de alto voltaje.

Este procedimiento por el cual se genera el ozono no produce ningún tipo de necesidad al ganadero o a la granja, se genera sin necesidad de componentes externos, se aplica sin la ayuda de ningún operario y realiza la misma función de desinfección con mayor potencial que los productos químicos, aparte de ir dejando un residual de oxigeno disuelto en el agua que genera unos beneficios sobre esta y después sobre los animales en su consumo.

Los beneficios de utilizar ozono en su granja no solo van de la mano del éxito en el tratamiento o en el no uso de productos químicos, si no también en los gastos de implantación y explotación del sistema de desinfección dentro de las granjas.

Los costes se reducen a lo largo del tiempo generando en un determinado índice de tiempo dependiendo de la granja y la cantidad de animales un beneficio económico para la explotación. Los costes de implantación son totalmente asumibles por cualquier ganadero ya que compiten siendo a veces inferiores a los sistemas que necesitan los productos químicos, luego ya en los costes de explotación gracias a que no necesitan ningún tipo de recarga o consumible los costes se reducen aun mas, estos sistemas/equipos solo necesitan un mantenimiento anual para asegurar su duración ilimitada en el tiempo.

En resumen los beneficios de la aplicación de ozono en sustitución de productos químicos son:

  • No necesita recarga, ni consumibles
  • Se genera de forma eléctrica
  • Mayor potencial biocida que sus competidores
  • Beneficios en la explotación gracias a el aumento del oxigeno disuelto
  • No requiere de dosificación, es totalmente automático
  • No genera residuos de ningún tipo
  • Es ecológico y natural.