Que es la Ozonoterapia?

En medicina, la ozonoterapia se define como la aplicación del ozono al organismo humano con técnicas especiales y fines terapéuticos. La Ozonoterapia es un tratamiento que debe ser realizado por un profesional médico y la generación de ozono debe producirse en el momento en que va a ser administrado al paciente.

El ozono es un gas formado por tres átomos de oxígeno, que tiene un efecto terapéutico muy amplio y eficaz en el organismo. Cuando introducimos ozono en el organismo, se produce una primera reacción química llamada ozonolisis que desencadena una serie de reacciones metabólicas cuyos productos finales son los que realmente generan los efectos beneficiosos.

El primer reporte sobre la aplicación práctica del ozono, debido a su poderoso efecto antimicrobiano, fue en 1860 al utilizarlo en la potabilización de las Aguas Municipales del Principado de Mónaco. Fue luego en el año 1915, durante la primera guerra mundial, cuando el Dr. Wolf comenzó a aplicarlo como bactericida sobre las heridas de los soldados alemanes, obteniendo con ello resultados excelentes. Es desde entonces que el uso de la Ozonoterapia se viene difundiendo cada vez más alrededor del mundo, con sostenido desarrollo, investigación y rigurosidad científica.

Dependiendo de la patología de base y el estado particular de cada paciente, pueden emplearse una o más técnicas de aplicación combinadas.
Para los tratamientos de ozonoterapia deben emplearse Generadores de Ozono especialmente diseñados, que generan el ozono a partir de oxigeno medicinal.

La función primordial de la Ozonoterapia se basa en el alto poder de oxidación y oxigenación del ozono.
La Ozonoterapia no posee efectos colaterales ni toxicidad si el ozono es empleado en dosis controladas y vías adecuadas.
La Ozonoterapia es compatible con cualquier otra medicina o tratamiento convencional. No produce hábitos ni secuelas por cuanto el ozono se genera a partir de un elemento natural (Oxígeno) y con el correr del tiempo, vuelve a su estado original.

En general, la ozonoterapia hace que los procesos fisiológicos normales del organismo trabajen con eficiencia, optimizandolos y retardando el deterioro que se va produciendo con el envejecimiento. Gracias a estas propiedades, el ozono puede aplicarse en varias enfermedades y es un gran aliado para conseguir resultados más rápidos, duraderos y mejores.

Incrementa el metabolismo del oxígeno, aumentando su absorción y liberación por los glóbulos rojos a los tejidos, mejorando la circulación sanguínea y la oxigenación celular. Debido a esta propiedad es efectivo en enfermedades vasculares: cerebrales, coronarias, arteriales y venosas perifericas.
Revitalizante de los sistemas de defensa naturales de las células y estimulante de las enzimas que condicionan la correcta nutrición de las células, por lo cual retarda el envejecimiento de las mismas.

Efectos beneficiosos de la Ozonoterapia en el organismo humano

  • Acelera el uso de la glucosa por parte de las células, de ahí su uso en pacientes diabéticos.
  • Reacción directa sobre los ácidos grasos insaturados que se transforman en hidrosolubles, permitiendo de esta manera la eliminación de adiposidades localizadas y celulitis.
  • Regula el estres oxidativo celular (anti radicales libres).
  • Efecto germicida: bactericida, viricida, micocida, parasiticida.
  • Acción regenerativa sobre células y tejidos promoviendo la cicatrización de úlceras, escaras y heridas.

Efecto Analgesico
Bloquea la liberación de péptidos nociceptivos, que son sustancias que intervienen en la sensación de dolor.

Efecto anti inflamatorio
Regula la producción de sustancias que intervienen en el proceso inflamatorio.

Son estas propiedades, las que hacen que la ozonoterapia sea una terapéutica aplicable a numerosas enfermedades, obteniendo excelentes resultados.

De esta manera la ozonoterapia

  • Disminuye el estrés oxidativo.
  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Mejora el metabolismo del oxígeno.
  • Es analgesico y antiinflamatorio.
  • Es un poderoso anti infeccioso.

Patologías Tratadas con Ozono

  • Heridas y Úlceras.
  • Todos los procesos de cicatrización.
  • Quemaduras y abscesos.
  • Úlceras infectadas o de difícil cicatrización, por ejemplo, en pie diabético o úlceras en diabéticos.
  • Patologías de origen vírico.
  • Inflamaciones articulares en Ortopedia y Reumatologia.
  • Celulitis.
  • Osteoporosis.
  • Ginecología.
  • Geriatría: para aumentar la calidad de vida y para una mejor oxigenación cerebral en síntomas como pérdida de memoria, dificultad circulatoria en piernas, cansancio, etc.
  • Coadyuvante en tratamientos oncológicos.
  • Activador general del sistema inmunitario.
  • Resolutorio en hernias discales.